“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

domingo, 22 de noviembre de 2009

TORNEO DE POESÍA: 
ADVERSARIO EN EL CUADRILÁTERO

Hace tres años que los amigos de Verso Destierro organizan este singular concurso de poesía en el que puede caber todo menos la formalidad en tanto alienación de la poesía vs la gente; no así en cuanto a la seriedad y el compromiso con que estos chicos realizan su labor.  Recién llego de participar en el Recital Chilango Andaluz 2009 en Sevilla, organizado por Ivan Vergara, hace un mes y me parece pertinente comentar el punto de encuentro entre estos dos grupos de jóvenes poetas, editores y promotores culturales.  De hecho, trabajaron juntos, en coordinación simultánea, para llevar a cabo parte del Recital Chilango Andaluz dando una muestra de hermandad y cooperación a distancia por la cultura y el acercamiento entre los pueblos.  Quede el ejemplo para algunos gobernantes. Tienen en común, y esto es lo más importante, el afán de acercar a la gente, toda la gente, la poesía.  De alejar los versos de los podiums , los manteles largos y las encerronas académicas para sacarla a tomar el aire fresco a las calles, a las plazas y a todo aquel lugar donde la gente circule y pueda sumarse, de manera natural y espontánea, por propia convicción y fuerza de atracción a la poesía.  Esto es totalmente necesario.  Es hora de acabar con el mito de que nadie, excepto los poetas, entienden la poesía.  Eso es solamente un pretexto para justificar la falta de apoyos a la cultura y la nada casual falta de educación -el arte como parte de ella- que se brinda a los mexicanos.  Lo único que se requiere para gozar, que no para entender, la poesía; es disposición y sensibilidad.  De ahí que el trabajo de estos grupos sea tan loable por lo cual gustosa me he unido a ellos un par de veces en apoyo a sus actividades.
En ambos grupos encuentro también una fuerte disposición a subrayar la importancia de la interpretación de la poesía por el poeta.  He de confesar que este es un bocado que aún no termino de masticar.  Primero porque no todos los poetas, me incluyo jejeje..., tenemos la habilidad histriónica para interpretar, o saber leer, de la mejor forma nuestra poesía.  Si además de poetas, editores, promotores, vendedores, etc. tenemos que ser intérpretes la tarea se vuelve más difícil.  Segundo porque, en lo personal, no otorgo a la interpretación el mismo porcentaje que a la poesía misma.  Cuando el tiempo diga que alguna poesía es digna de permanecer ésta lo hará en forma impresa y será leída por otros porque su autor ya estará muerto.  A menos que me equivoque, ojalá no, y de verdad los libros pasen a habitar las casas de antigüedades y la poesía se archive en el futuro en forma de DVD's o  cualquier otro tipo de archivo de video.  Yo misma acabo de subir a este blog el video donde leo un poema durante la inauguración del RCA09.  Estoy segura de que la interpretación oral que el poeta haga de su obra influye de manera determinante en los democráticos propósitos de estas nuevas corrientes  creadoras y difusoras para acercar la poesía a la mayor cantidad de gente.  Innovaciones que no surgen aquí sino ya hace tiempo en otros lugares donde la poesía ha tomado la forma de slam, rap o diversos performances.  Creo que es una manera válida de vivir la poesía.  Sin embargo, tengo mis dudas acerca de que esta deba ser una característica que la determine de aquí en adelante.  Hay riesgos, me parece, y lo viví durante mi participación como jurado en las peleas de cuartos de final.  Un buen intérprete puede sorprender e impresionar con su performance al escucha que, hipnotizado por la manera de decir, podría no darse cuenta de que en lo que escucha no hay demasiada poesía.  Tal vez me equivoco y las cosas hayan empezado a cambiar lo cual no debe resultar sorprendente pues la cultura, como el hombre mismo, es dinámica porque proviene de un ser que siente, vive y se mueve de manera constante.  
Por lo pronto, aplaudo el trabajo de estos chicos que, me consta, VIVEN la poesía con todo su ser, con gran entusiasmo y compromiso y la llevan consigo al autobús, al metro, al mercado y a todo aquel lugar donde haya un alguien dispuesto a escuchar.  La poesía es de todos y para todos.  Y, como dice Andrés Cisneros, las revoluciones se hacen todos los días y en todas partes.




4 comentarios:

Leo Lobos dijo...

se recomienda hacer en voz alta la lectura de la poesía, el lector atento del sonido de las palabras, dan el verdadero alcance de este oficio de artesania de palabras


saludos desde Santiago de Chile

Leo Lobos

LABERINTO ALADO dijo...

Cierto querido Leo... Para apreciar la música de la poesía es más recomendable hacer la lectura en voz alta. Gracias por agregar este punto esencial.

Sin embargo, la tendencia acá comentada se refiere a una interpretación digamos... más histriónica en un foro en el que no sólo está el lector con el libro y la poesía misma, sino un lector y un público-escucha que presencia la interpretación.

Opinen...

Antonio Arroyo Silva dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Leo. Es muy importante recitar el poema. No olvidemos que la poesía nació de la oralidad, en el pueblo. El sonido de la palabra es la huella de la respiración, que a su vez marca el espacio y el tiempo del poema, y por tanto el sentido.
Yo tampoco tengo una gran voz, Alicia. Sin embargo, a veces, cuando entro en la magia del poema me desconozco.
Me complace que apoyes esas iniciativas.
Un fuerte abrazo desde Canarias.

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias, Antonio, por tu comentario. Me has hecho recordar a una gran maestra que aún vive, Dolores Castro, quien nos leía a Vallejo en voz alta. Ella es una mujer de ochenta años, por lo menos, y camina con bastón. Su voz es dulce y suave y su cabello blanco. Yo le digo que es como un pan de dulce. Cuando ella lee a Vallejo se transforma. Es otra. Su voz es fuerte y alta, pero no es sólo una cosa de volúmen sino que hay una transformación en ella. Es maravilloso escucharla.
Y tienes toda la razón. La poesía viene de la oralidad y es por ello que debe regresar al pueblo y abandonar los palacios.

Otro gran abrazo desde México,

Alicia