“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

lunes, 13 de enero de 2014

HECHO EN MÉXICO


Ayer comencé a ver el documental "Hecho en México", júrolo por el osito Bimbo, que sin prejuicios y sin saber quién lo había costeado ni producido... Andar por estos lares, tan lejezotes, a veces me desconecta de los chismes... Chidísima la música... Chingona la mezcla de grupos y géneros musicales... Todo iba muy bien hasta que apareció el vendido de Aguilar Camín diciendo algo obvio, pero que dolió, dolió hasta el fondo del corazoncito... El tipo afirma, como si descubriera el hilo negro, que los mexicanos vamos a otros lugares y latitudes en busca de trabajo... ¡¡¡Guau!!! Muy observador él... Y sí, nos largamos, en busca de trabajo porque en México es maltratado, arrojado y robado quien exige sus derechos ciudadanos y laborales y quien no solapa corruptelas como tú comprenderás Héctor... Y luego apareció su mujer repitiendo uno de los dos únicos párrafos rescatables de uno de sus libros que, dicho sea de paso, sirve para aprender como un libro de 150 hojas puede quedar en 30 y salvar un chingo de arbolitos... y luego la Esquivel invitando a la Felicidad Total con solo desearlo (¿por qué nos la negamos, carajo, por qué?)... y luego Alejandro Fernández "flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones"... y luego Brozo y la Trevi hablando de... y diciendo mamadas... y supe que todo había chingado a su madre... Lo vi hasta el final porque en la universidad me enseñaron que para opinar sobre algo hay que soplárselo entero y además porque la música es excelente... Una de las partes más chingonas, la de Chavela que hasta las lagrimitas me sacó hablando de la muerte y cantándole a las simples cosas con ese sentimiento y esa hondura tan aparentemente simples, valga la redundancia, que sólo ella... Ah Chavela! Ahora sabes muy bien lo que hay al otro lado del espejo Señora...  


Y bueno, como les iba diciendo, un documental Televiso que muestra claramente la forma en que una empresa -a la más pura manera funcionalista- neutraliza una ideología apropiándosela y difundiéndola como propia (en este caso la resistencia y la necesaria identidad de una comunidad aplastada por la corrupción y el narcotráfico, que nada tienen que ver con la superficialidad de esta obra realizada por un inglés (¿¿??)... ¿Por qué digo yo, habiendo mexicanos capaces de tal encargo?... El mensaje, al final, a pesar de lo rescatable -como Villoro, Mono Blanco, etc.- es que los mexicanos somos bien chingones y que no hay más que rezarle a la virgen de Guadalupe y desear ser feliz, muy feliz, con todo nuestro corazón, para serlo... En una palabra... La vida es bella cabrones, no se quejen tanto y bailemos sin parar que el mundo se va a acabar y con tantita suerte los gabachos legalizan la droga y a los braseros para que desaparezcan todos nuestros problems como el Camin desea y para que todos los indígenas y jodidos de México sean felices al fin... Ahí no veo representada a la clase media ni, mucho menos, veo a la clase alta con sus desorbitados privilegios (excepto el de poder aventarse un documental como este y poder decir -desde su propio punto de vista, invisibilizándose premeditada y nada inocentemente- lo que somos los mexicanos)... En fin... insisto, chingona la música... Nomás... (Y no, no soy crítica, pero soy mexicana y pienso... y lo que ahí se ve Sí que está Hecho en México, pero ni aparece ahí Todo lo que Es; ni Es, en la realidad, Todo lo que ahí aparece... ni mucho menos nos vamos a quitar de encima a los manipuladores y bestiales monopolios aplaudiendo y chiflando en una comparsa batuteada por extranjeros...) Como ven, hoy amanecí guarra y pelada... o este documental consiguió sacar lo más mexicano de mí... porque también la palabra "chingar" y todas sus acepciones, decepciones, visiones y aplicaciones forman parte de la cultura mexicana... Y ahí está Paz que lo explicó muy bien...  Y, como dice mi querido Memo Vega, Pues eso... 








6 comentarios:

Angel Collado Ruiz dijo...

Aquí estoy disfrutando tu página! Un abrazo!!!!!

LABERINTO ALADO dijo...

Muchas Gracias Angel! Me alegra tu presencia... Bienvenido!!! Un abrazo fuerte amigo!!!

Anónimo dijo...

Aleluya, he podido leer a mi gran Señora de las letras y del entusiasmo, alguien que nos regala su tiempo compartiendo sus anéctodas, sus letras, solo ella hace esto. Gracias mil por ser y por permitirme estar.

Fausto Vonbonek dijo...

Rescato tu texto que ostenta la esencia de aquella canción que escribió Chava Flores: Mi México de ayer. Realmente, Alicia, nos van extirpando de a poco y de forma veloz ese real no sé qué que tenía nuestro México.

LABERINTO ALADO dijo...

Muchas Gracias Fausto, por acercarte a mi disertación... ¿Qué decir? Nos van matando, poco a poco, la esperanza... el recuerdo de las bellas cosas simples que conforman la cotidianidad... la tranquilidad de estar... la posibilidad de estar... y todo en nombre de la imparable Ambición... Gracias, amigo, por leerme...

LABERINTO ALADO dijo...

Muchas Gracias Margarita Lozano (creo adivinar que eres tú por la forma en que me llamas)... Me alegra mucho tu visita... Gracias a ti por tu tiempo, tu lectura y por querer Estar... Un beso...