“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

jueves, 20 de agosto de 2009

DÉCIMA NECEDAD

Ningún cuervo de alas rotas podrá vomitar su aliento sobre la mies que alimenta al sol. Ningún pulpo de cítrica lengua abrazará mis latitudes. Hay oscuridades que iluminan el sendero y otras que retuercen los tentáculos alrededor del propio cuerpo. Los colmillos de lata se incrustan en la lengua. La sangre escurre envenenando pólipos y quistes cancerosos. Se arrastran los brazos inciertos en la cueva donde el ciego apalea el aire a quien cree su enemigo, sólo porque mordió el anzuelo que introdujo en la misma parapléjica mandíbula. Guarda, rencoroso molusco, tu disfraz de payaso en la grieta donde almacenas la hiel. En este mar no sirven tus vejigas lamedoras de monedas ni tu escafandra ocultaguijones. Regresa a la caverna y ocúpate de limpiar la casa para que el sol pueda tocar a tu puerta. Aquí no hay lugar para ti.

5 comentarios:

Domingo dijo...

Me declaro necio desde ahora y eso que todavía no he leído sino tres necedades. Gracias por compartirlas con todos nosotros: me encantan.
Un abrazo y ánimo desde Canarias
Domingo Acosta

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Domingo,

Este espacio es tuyo también porque ocupas parte de tu tiempo en visitarlo. Las necedades son tuyas, también, porque tú las haces tuyas con tu sentir.

Bienvenido al club de los necios,

Un beso,

Alicia

Antonio Arroyo dijo...

Y yo también me declaro necio. Eso de que esta sociedad te mire como un bicho raro, eso de no estar enlatado con etiqueta al consumidor. Qué bichos más raros somos, como también dice Tanussi.
Angélica, Domingo...vamos a hacer la conjura de los necioa, una más grande que la que intentó el pobre John Keneddy Toole, una conjura de la amistad y la sensibilidad.
Los quiero,

Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Yo también los quiero Antonio y me siento muy feliz de no ser la única necia en este mundo.

¡Qué vivan la poesía, la amistad y la sensibilidad; pero, sobre todo, el amor!

Besos y abrazos y muchas necedades para el club de los necios y su conjura.

Alicia

Anónimo dijo...

Amigos, perdonen mi despiste. Lo suscribo todo con nombre y apellidos.
Rompamos el tiempo y el espacio. Como me dijo un día otro amigo en la distancia:
Los abrazo

Domingo Acosta Felipe