“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

miércoles, 17 de febrero de 2010


 64

Quizá el amor
es el idioma
que se vive
borrando letras
a la muerte,
creando el tiempo
de la vida,
sumando luz
en las tinieblas.

Quizá el amor
es el idioma
que se aprende
con cada letra
que se enseña
haciendo humanas
las estrellas.

Quizá el amor
es el idioma
que te inventa.


Domingo Acosta Felipe D. R. ©

"A ese nombre interminable"
Tenerife, 1995.

4 comentarios:

Antonio Arroyo Silva dijo...

Un gran poema de mi amigo Domingo. En él veo un amor inmenso que está por encima de la finitud de los sentimientos humanos. este Amor no lanza dardos sino que nos inventa o nos redescubre. Nos dice que formamos parte de algo más grande que está en armonía con el todo y esa armonía da felicidad y vigor porque realmente alimenta y da esperanza.
Es un "plan" que empieza en el fragmento 1 y sigue a lo largo de muchos fragmentos y nunca acabará. Sencillamente porque no se trata de un plan de la razón al uso. Es, como yo digo, una otredad luminosa.
Un abrazo neciamente vivo.
Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Qué frase más exacta Antonio... "una otredad luminosa". Esa fue exactamente mi sensación; de luz, de vida, de expansión...

Bello en su sencilla esencia, como el amor, ¿no es así?

Otro abrazo hasta Canarias,

Angélica

Anónimo dijo...

Me conmueven y no encuentro casi más palabras. Es un “poema” muy especial para mí y alegra profundamente que pueda compartirse. GRACIAS con el corazón.

Domingo

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias a tí Domingo, por permitirme compartirlo.

Angélica