“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

sábado, 26 de septiembre de 2009


Luego del hurto, el regalo. Ha llegado el manuscrito con la magia que sólo la escritura a mano posee. Con la energía y la intención a flor de trazo. Estirando los minutos dedicados a alguien en estos tiempos en que la tecnología seduce la voluntad de tomar la pluma, el papel para dibujar el pensamiento sobre la hoja en blanco: Incomparable y mágico regalo porque implica no sólo el pensamiento sino también la voluntad de crear un objeto personal y especialísimo. Aquí la palabra de Domingo Acosta con la personalidad develada en las redondeces que circundan las ideas con el lazo invisible, pero fuerte de la comunión.
El instinto razonable, para mí, es una utopía. Pero toda utopía es el comienzo de una realidad. El instinto y la razón son, en sí mismos, inempatables. Sólo la intención y la palabra pueden hacer posibles los sueños en la primera etapa de la transformación. Soñemos pues todos los necios. Aunque vengan los domadores del instinto a lanzarnos a la cara su lógica masificadora de voluntades.

6 comentarios:

paloma dijo...

Hola..@lis..

Pienso que debes estar orgullosa de la dedicatoria de este poema porque es muy hermoso.
Quiero a traves de ti, felicitar al poeta DOMINGO ACOSTA y que ambos sepan que lo mostre en mi facebook y a mis amigos tambien les encanto!

Un beso para ambos,
PALOMA.

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Paloma,

Efectivamente, me siento muy orgullosa de tener amigos que me dedican tiempos especiales. Como tú, por ejemplo... Dedicar un fragmento de tu tiempo a seguir el blog y comentar es una atención especial. Habla de comunión y de afecto.

No hará falta que yo le diga nada a Domingo. Él leera tu comentario y se enterará. Estoy segura. De cualquier modo, le haré llegar tus palabras. Él es un hombre muy sensible que apreciará tu comentario.

Besos,

Alicia

Leo Lobos dijo...

Mis saludos afectuosos desde Santiago de Chile, me gustan estos dialogos intercontinentales maravillosos llenos de humanidad, me alegra leerles-escucharles-mirarles en esta complicidad de palabras y poesía

gracias por ser y estar

Leo Lobos

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias a ti, querido Leo, por haber desatado la cuerda de los necios.

Si hay alguien aquí responsable de este maravilloso brete poético-afectivo eres tú que reuniste a un trio de locos poetas a tu alrededor.

Te abrazo al norte de América con el corazón,

Angélica

Antonio Arroyo dijo...

Desde luego, encontrarme con Domingo y contigo siempre es una alegría después de mis terapias de choque con los pequeños grandes monstruos del instituto. Hoy se me alvidó hasta el número de la visa (jeje, le dicen violencia pasiva, creo).
Por cierto, Alicia, dice Erasmo en su Elogio de la Locura que este personaje tan genial (la locura) vivía en Canarias. Erasmo era una persona admirable y sería otro amigo entrañable como tú...
Jeje, no estoy tan cuerdo.
Paloma, tú debes ser de los nuestros. Y Leo, clavadito que sí.
Mucho cariño, caros amigos, Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Jajaja... Te entiendo Antonio, te entiendo... Yo también lidio con algunos monstruos institucionales y llego a buscar el remanso de la bendita literatura. Si alguna religión tengo es la literatura.

A Erasmo no le tocó ver que la locura se mudaba de casa a México, jajaja...

Besos a todos,

Alicia