“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

sábado, 5 de septiembre de 2009


MI NO CUMPLEAÑOS

El domingo cumplo años otra vez y este cumpleaños no sería tan especial si no fuera porque en febrero me estaba petateando. La insurrecta resucitó porque la muerte se descuidó y el destino aún tenía un as bajo la manga. Así que cumpliré
un casi año o, como dirían el Conejo y el Sombrerero loco, mi no cumpleaños porque, en realidad, ni hoy ni mañana habrá un solo año cumplido. Lo chido es que también a los no cumpleaños se invita a los amigos y eso me motiva a escribir esto. Un poco en esa actitud de los niños que se golpean y repiten el golpe en cámara lenta para comprender qué sucedió.
Mientras estuve en el hospital hubo amigos y amores que permanecieron a mi lado cuidándome, atendiéndome, animándome y anclándome a la vida; compartiendo su aliento conmigo hasta que pude, otra vez, respirar por mí misma. Ellos saben quienes son.
De los amigos se dicen muchas cosas. Que si son pocos, que si son muchos, que si son o no son… Lo que yo sé es que el mundo cambia y con ella los amigos. Unos llegan para quedarse en nuestras vidas; otros se van y luego regresan; otros un día cierran la puerta y ya no vuelven;algunos pasan como ráfagas vitales por nuestras vidas y otros son como piedritas en el zapato porque tiene que haber alguien, alguna vez, que nos diga la verdad aunque duela. Hay otros, también, que no están, a veces, en el lugar físico donde nosotros estamos, pero están. A otros, simplemente, hay que dejarlos ir... Siempre falta alguien por una u otra razón; pero no importa… porque, como dice mi querido Bernal, finalmente está quien tiene que estar. No importa si tiene derecho de antigüedad o si llegó apenas hace unos días… Los amigos siempre son regalos, más o menos duraderos, que la vida nos da.
Estando encerrada en el cuarto de hospital, durante dos semanas, lo que más deseaba era poder tocar el árbol inmenso que veía a través del cristal de mi ventana; sentir sobre mi cara ese aire que adivinaba fresco y que hacía bailar con dulzura las ramas del árbol; quería caminar a algún sitio, el que fuera, pero caminar… sin tener que tropezar con cuatro paredes y un ejército de enfermeras. Ahí me hice el propósito de disfrutar cada momento que la vida me regalara con quien deseara también disfrutar y no dejar pasar los instantes que a veces desperdiciamos sin hacer o decir lo que realmente queremos. Créanme, ahora sé que es importante decir y hacer lo que queremos; lo que sentimos.
Cada uno de mis amigos sabe que lo quiero y sabe como lo quiero porque si alguna cualidad tienen los amigos es la de meterse, cada uno a su manera, en nuestro corazón. Con unos tomo café y a veces lloro; con otros planeo travesuras; están también los que me abrazan hasta que no puedo respirar; los que me besan; los que me regañan; los que me regalan canciones y poemas que dejan por ahí "olvidados"; los que visitan mi blog y ocupan algunos minutos de su tiempo en dejarme algún comentario; los que escuchan conmigo el ipod, cada quien con un audífono, y me hacen reír porque saben que la risa es, también, aire; están los apapachadores y los rejegos y todos tienen un lugar especial en mi vida.
Por eso hoy sé que no importa si mañana, en mi fiesta de no cumpleaños, no estaremos todos los que somos o no seremos todos los que estamos. Estará bien que estemos ahí los que estaremos porque lo que realmente importa es que la vida nos ha dicho que sí y podremos tocarnos, besarnos, abrazarnos, bailar, cantar, gritar, brincar o lo que a cada uno le haga más feliz hacer.
Yo creo que la felicidad -ya lo he mencionado otras veces y lo repito porque soy bien necia- está construida, como una red, de pequeños momentos, instantes a veces, que zumban a nuestro alrededor como mosquitos para llamar nuestra atención. Pero a veces estamos tan distraídos, temerosos u ocupados que no los escuchamos y los dejamos pasar. Los agujeros siempre existen; hay que tejer la red a su alrededor para tener algún cobijo el día que sea necesario.
Doy gracias a la vida por regalarme este momento para decir a mis amigos que hoy, para mí, todo está bien… simplemente porque estamos, jocosa y desmadrosamente, vivos
. Porque sé que nada es más importante que VIVIR. Cumplimos años un día al año y los otros 364 días son de no cumpleaños; ¿Por qué no habríamos de celebrarlos? O mejor aún... Son, tal vez, precisamente los que deberíamos celebrar. Así que... ¡Feliz no cumpleaños a mi!

17 comentarios:

Domingo dijo...

Feliz no cumpleaños a tú!

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Domingo.

Besos desde México.

Alicia

Anónimo dijo...

Toc..Toc...(UNA BULLA)

FELICIDADESSSSSSSS @LIS..!!!

Que tengas una fiesta divertida
y que siempre te acompane la
alegria de vivir.. Siempre poder
compartir con los amigos es una
BENDICION..!
Celebra tu RESURRECCION a todo
volumen..jajaa..FeLiZ NOOO
CUMPLEANOS..!!

BESOS,

Paloma.

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Paloma,

por estar como siempre. Estás aquí conmigo creélo...

Besos,

Alicia

ele de lauk dijo...

¿ De veras un NO cumpleaños ? Yo pensaba , después de leer tus experiencias , que un Sí cumpleaños sería la afirmación de todo lo lindo y bueno de esta vida .
Y , aunque no nos guste , o cumplimos años ...o no los cumplimos.
Yo te deseo que Sí cumplas muchos más y que te sea devuelto ese pedacito de vida en el que te trataron tan mal .
Un abrazo, Ele .-

Antonio Arroyo dijo...

Felicidades, Alicia, no cumplas años y pásatelo muy bien. Estaremos contigo.
Besos, Antonio

Antonio Arroyo dijo...

Alicia, ayer me enteré que mi mejor amigo Juan Carlos Romano hacía diez años que estaba muerto. Curioso. Dicen que los grandes amigos a los que se pierde la pista te avisan en sueños antes de morir.
Esta persona se fue a Barcelona a cantar con Montserrat Caballé,ahí perdí sus señas; pero siempre estuvo en mis pensamientos con sus ganas de vivir. Por lo visto, de Barcelona pasó a Nueva York donde al cabo de unos años cogió una enfermedad terrible que se lo llevó. De eso hace diez años. Terrible, siento una pena tremenda y hasta vértigo. Mi amiga Rosario Valcárcel me dijo que yo realmente le he dado diez años más de vida, y esto me complace.
Sin embargo antes, buscando en you tube su ópera favorita (Pagliaccio de Verdi), el aria final,la que siempre cantaba con alegría, vitalidad y un tanto de tristeza, se me han soltado las lágrimas. Míralo en mi muro de face.
Qué alegría siento de haber conocido a esta persona...Qué necios somos que no nos resignamos a nuestra realidad física y material: Pero es un orgullo para mí.
Un beso, Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Querido Antonio,

Imagino tu pena y la comparto. Estoy de acuerdo con Rosario, le has dado diez años más de vida y puedes darle otros tantos porque mientras una persona viva en nuestro corazón no deja de existir. Yo he perdido, materialmente, a tres amigos poetas y sé lo difícil que es. Uno no se resigna a no verlos. Sin embargo, en realidad viven porque yo los recuerdo y los mantengo conmigo. Te vas a reír si te digo que no he borrado sus direcciones electrónicas de mis contactos mail porque siento que están vivos. Y a pesar de esto, y por ello mismo, hay que disfrutar cada momento que nos regala la vida Antonio. Somos unos ingratos si la desperdiciamos.
Guarda a tu amigo vivo en tu corazón y goza cada minuto que tienes para amar, cantar y poemar. Lo demás es superfluo.

Besos muchos,

Alicia

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Ele,

En realidad se trata de un no cumpleaños que abarca más, pero mucho más días que el cumpleaños tradicional. Es la expresión de mi deseo de seguir teniendo muchos no cumpleaños. Es una trampa para ganarle un poquito al destino.
Gracias por tus buenos y por visitar mi madriguera. Yo también te mando un fuerte abrazo vital.

Alicia

Antonio Arroyo dijo...

Gracias, Alicia, exactamente como dices. Se me olvidó darte mi regalo por tu no cumpleaños. Espero que sea una verdadera necedad:

No el curso ni la brújula
Nunca flor más perfecta
que la olvidada flor
la que esplende en sus pétalos
sin que nadie la alcance

Por eso ya no quiero
transitar como el río
que no llega y me roza
Sentarme a no pensar
como el árbol del bien

Antonio Arroyo Sliva

...y cuando uno se sienta a "no pensar" viene el río de la vida y te envuelve en su lino de estrellas.
FELICIDADES

LABERINTO ALADO dijo...

Qué hermoso Antonio!!!

Si el río sólo nos roza, es cierto... hay que ser, nosotros, el río. O, en todo caso, ir a él.
Si el río no viene a mí, yo voy al río. Espero que el río no me huya porque a veces suele suceder... jajaja...

Y sí, no hay que pensar tanto las cosas... con tanto pensamiento no dejamos que la vida fluya...

Gracias por este hermoso regalo.

Te mando un beso y mi cariño aliciano y necio como estas ganas de vivir todo lo vivible que el pasado febrero loco me dejó...

Alicia

Alicia

Antonio Arroyo dijo...

Ay, sí, Alicia, si que somos necios. No abrir la caja de Pandora en un mundo que es una caja de Pandora abierta. Eso es lo que hacen los críticos aludidos en el artículo traducido por Leo, y no sólo pasa ahí sino en todos sitios: es una "clarividencia"( ¿ves las comillas?) universal y después se encierran en sus torres de cristal a disfrutar onanísticamente de su cordura y a querer, como dicen por México, vendernos el guanajo.
Me querían incluir pero yo me negué, prefiero seguir siendo un necio y escribir poesía viva.

Un beso, Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Jajaja... Qué bueno que huíste de tanta "clarividencia"...
No es malo pensar, al contrario, pero todos los extremos son malos.
La caja de Pandora se nos ofrece abierta ya... y nosotros pasamos de largo permitiendo que nuestra inteligentísima razón le suelte una sonora trompetilla... y todavía nos sentimos señalados por la mano de Dios. Si que somos bichos raros los humanos... no cabe duda.
Pues yo aparte de bicha y necia estoy bien loca. Prefiero sentir. Esos críticos de los que habla Leo no sienten; sólo piensan y, además, piensan que sienten que es lo peor. Están tan convencidos... En fin cada loco con su "cordura"... Por lo pronto, mira... la locura nos crea y nosotros nos encontramos.

Besos muchos

Alicia

Antonio Arroyo dijo...

"Un naufragio quijote en el gozne/ te ofreciera Ulises/ Un naufragio sin nabe si bien/ timbre del crepúsculo..."
Herederos rotundos de don Alonso y de Erasmo de Rotterdam (otros necios de encerrar).
Alicia, por eso que dices te abrazo, nos abrazamos y damos botes y botes hasta que vengan a ponernos la camisa de fuerza (¿la llaman así ahí?).
Cuanto aprecio genera esa locura nuestra.
Besos, Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Sólo quien está seguro de poder naufragar sin nave puede entender al loco que retaba a los molinos.

Bendito loco aquel que nos inspira y reúne en esta barca que atraviesa océanos sin tocar el mar.

Besos,

Alicia

Anónimo dijo...

Desde luego.

Hay otro mar de nadie
con una orilla diferente.
Y aunque destruyan
todas nuestras barcas...
existe,
nadaremos.

Domingo Acosta Felipe

LABERINTO ALADO dijo...

Nadaremos Domingo... Nadaremos... por encima de monstruos, ambiciones y prejuicios.

Beso.

Angélica