“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

lunes, 1 de marzo de 2010


ALICIA EN EL GUARDAGUJAS

Una excelente edición del Suplemento Guardagujas, del diario La Jornada de Aguascalientes, vió la luz el día de hoy 1o. de marzo de 2010.  En él diversos textos -ensayos, cuentos, poemas e incluso una Impertinencia situacional escrita por Alicia la Necia- que se atrevieron a posar sus absurdas letras en las páginas de este suplemento cultural a la cabeza de Edilberto Aldán (a quien, por cierto, felicito aquí porque, justo hoy, se anunció la publicación de uno de sus relatos en la Revista Casa del Tiempo de la UAM) y Alberto Chimal, maestro de literatura ficcional.  Encontraremos  textos procedentes de  la especialista en minificción argentina Gilda Manso. Un poema de Ricardo Pohlenz y un interesante análisis del proyecto científico nuclear ALICE que intenta, ahora mismo, con la participación de diversas universidades explicar este universo de maravillas en que los protones y neutrones son, también, susceptibles de caer en los abismos que zanjan la razón y el sinsentido.  Porque la Alicia de Lewis Carroll sigue tan viguente como hace doscientos años instalandose en todos los rincones del mundo donde hay un gato sin cuerpo que siempre salva la cabeza y una que otra Alicia buscando respuestas entre versos o rascándole las orejas al silencio o metiendo la nariz en alguna madriguera en la búsqueda vital de un sueño para colocar debajo de la almohada antes de dormir con la esperanza de encontrar, al otro día,  "un pecado a cambio" de tanto esfuerzo.  Cliquen AQUÍ para asomarse al Guardagujas de Alicia.  Disfrútenlo.

10 comentarios:

Antonio Arroyo Silva dijo...

Me parece genial esta publicación no sólo por la presentación y la calidad de sus escritos, me complace también el ver que haya más de una Alicia, incluso Alicio. La vida necesita este tipo de necedad para girar.
Angélica, te dije antes que me sentía reflejado y te voy a confesar por qué: ese tipo de preguntas eran las que hacía yo en el instituto, en la universidad e incluso ahora en los claustros. Jejeje...y las respuestas de los académicos, iguales, todas referentes a la necedad de la poesía.
Una vez casi me excomulgan cuando afirmé en cierta época la finitud del creador cuando no podía hacer un círculo cuadrado. Tremenda necedad, lo tuyo debe ser la poesía, me decían.
Y estoy seguro que no somos los únicos casos de este tipo de necedad revienta axiomas. Seguro.
Qué buena estuviste, Alicia. Y encima a Angélica le salió el relato redondo en todos los aspectos.
Abrazos.

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias Antonio,

Sabía que te ibas a reflejar y me encanta eso. Todavía no me excomulgan aunque sí se encargan de ponerme piedritas en los zapatos de vez en cuando... Lo que no saben es que estoy acostumbrada a los obstáculos...jejeje... Que he aprendido a nadar en seco, como decía, Piñera, y que no me espantan los troncos secos a mitad del camino. Seguiremos neceando mientras se pueda, tenlo por seguro. Gracias por leer. Verdad que Alicia es maravillosa? Me refiero a la de Carroll por supuesto; no a la mía. No deja de poner su dedito en algunas llagas.

Besos,

Alicia y Angélica

Antonio Arroyo Silva dijo...

La una es aprendiz de la otra, pero ésta ya no necesita el traje de volantes. Por aquí llaman a los que no pueden entender ciertas cosas como éstas "chinchosos."Pues bien seamos necios y chinchosos.
Besos.

LABERINTO ALADO dijo...

Jajaja... soy necia y chinchosa, no lo podría negar. Alguna vez, durante el tiempo que estudié la licenciatura, alguien me llamó "piedrita" por aquello de la piedrita en el zapato. ¿En Canarias conocen ese dicho? Ya sabes... caminar con una piedrita en el zapato es algo realmente molesto, jajaja...

Besos,

Angélica

Anónimo dijo...

Sencillamente genial. A Carroll le encantaría... pero... solamente lo podía contar Alicia.

Tirimasil

LABERINTO ALADO dijo...

Alicia se ha adueñado de la pluma querido Tirimasil. Cuando no anda por ahí husmeando madrigueras, le gusta hacer eso. Lo aprendió de Carroll. Gracias por leerla.

Besos,

Angélica

Antonio Arroyo Silva dijo...

Se dice de una manera más soez, jajaja, algo relacionado con un grano. Eso si que es molesto. De todas forma nuestro amigo Lewis lo entendería y se reiría a carcajadas. Qué sana es la risa, como dice Osho, lo cura todo. Saber esto sí que es ser necio de verdad.
besos.
Antonio.

LABERINTO ALADO dijo...

Carroll lo sabía muy bien Antonio. Por eso desarrolló ese grado tan fino de ironía. La ironía es el grado más elegante y difícil de la crítica. Carroll era un maestro en eso. El necio Maestro Carroll.

Besos,

Angélica

Durken dijo...

hola ! me gusta tu blog! entra y mira que te parece el mio:)

http://laspalabrasdedurken.blogspot.com/

Besos
Durken

LABERINTO ALADO dijo...

Hola Durken,

Muchas gracias por asomarte a mi madriguera. Puedes venir cuantas veces quieras. Miraré tu blog.

Besos,

Angélica