“Alicia se coló por la boca de la madriguera, sin pensar ni un solo instante en cómo podría salir de allí”. Lewis Carroll

miércoles, 2 de enero de 2008

Debo reconocer que el 2007 fue un año productivo, no sólo en cuanto a logros profesionales sino también en cuanto hallazgos personales. Sé que es día 2, pero yo soy así: de acción retardada. Quiero agradecer por este medio a ciertas personas cuya presencia y apoyo incondicionales fueron importantes en el año que pasó: Gabriela Pais, poeta y editora argentina, por creer, desde siempre, en mi lado oscuro del espejo y hacer posible el parto de este libro que tanto sufrió para ver la luz y al cual parece pintarle bien el año que comienza; Saúl Ibargoyen que escribió la contraportada regalándole su invaluable apoyo; Orlando Arreola que me dió chamba en la ENAH creyendo en mi capacidad como maestra (estoy disfrutando muchísimo esta nueva etapa de mi vida); Sergio Gaut vel Hartman, escritor y editor argentino, quien tuvo a bien incluirme en su antología Grageas, 100 cuentos breves de todo el mundo, con el cuento Narciso 2050, junto a una docena de compañeros mexicanos (Alberto Chimal (maestrazo), Doris Camarena, Sandra Becerril, Marcial Fernández, René Aviles Fabila, entre otros...) y junto a un chingo de escritores de diversas partes del globo. A Haydeé Ramos por invitarme al proyecto Poesía en movimiento (mi cartel poético, con la poesía Sin conservadores, estará en las estaciones del metrobús de la ciudad de México en los últimos días de enero, estén pendientes...). Gracias también a Marco Antonio Ibarra porque su cariño y solidaridad me ayudan a seguir caminando por estos arduos y pedregosos caminos del Señor.
Gracias a todos ellos y a todos los que no están en esta lista, pero sí en mi corazón. Que el año próximo tengan muchos besos, abrazos y éxito en todo lo que se propongan aunque a veces se encuentren con las inevitables "garrapatas energéticas" -esas que pueblan las "sabias" predicciones de la famosa pitonisa Mizada Mohamed (órale con el nombrecito...)-, pero que sí existen; se los juro por el osito Bimbo.

4 comentarios:

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Angélica.

Celebro haber encontrado tu blog. Lo enlazo al mío y mientras tanto, espero que estés escribiendo algo para Sinergia...

Feliz y productivo 2008.

Saludos.
Sergio.

Pablo Giordano dijo...

Un honor compartir esa antología con vos. Saludos.

LABERINTO ALADO dijo...

Gracias, Pablo, por tus palabras y tu visita a mi madriguera cibernética.

Ya habrá oportunidad de conocernos. ¿Estás en Buenos Aires?

Un abrazo,

Angélica.

Pablo Giordano dijo...

No, una lástima. Vivo en el interior de Córdoba.